Noviazgo

Tiempo De Conocerse
0 Shares
0
0
0

En cierta ocasión, un chico de unos veintitantos años se encontró con una chica que trabajaba en el mismo edificio en donde él laboraba, se presentaron mutuamente, él nunca antes la había visto pero le gustó mucho, así que en un par de semanas, entablaron una amistad, los dos habían estudiado la misma carrera, era aficionados a la misma música, les encantaba la comida italiana a ambos, vivían en el mismo rumbo de la ciudad, sus familias se parecían, pues los dos tenían dos hermanos cada uno y eran originarios de provincia, y para completar, habían nacido el mismo mes, así que ni tardo, ni perezoso, el chavo le propuso matrimonio a ella, argumentando que tenían muchas “señales” confirmando que eran el uno para la otra; ella se emocionó, le pidió tiempo para pensarlo y una semana después le dijo que sí, mostrándole también sus argumentos, lo que ella notaba entre ambos, lo que decían sus amigas, sus tías, su hermana, sus compañeras de trabajo, así que teniendo de por medio tantas confirmaciones extraordinarias, decidieron casarse en 5 meses, pues los tenían un buen empleo, ganaban bien y tenían excelentes perspectivas de crecimiento. 

La luna de miel en la Rivera Maya fue todo un éxito, en todos los sentidos.

Pero para los primeros días, surgieron las diferencias que dieron lugar a los primeros conatos de bronca; la primera fue a eso de las 10 de la noche:

– Y ¿a qué hora se sirve la cena en esta casa? preguntó él…

– ¿Cena? – responde ella, un tanto desconcertada. – ¿Cuál cena?

La familia de ella nunca cenaba, en tanto que para la familia de él, la cena era todo un ritual.

Días después surgieron diferencias por la familia, en tanto que él quería visitar a su familia todos los fines de semana, ella quería ir al club y aprovechar las mañanas nadando, por lo que ninguno de los dos estaba dispuesto a ceder.

Las diferencias fueron aumentando, por ejemplo, ella hablaba hasta por los codos, y platicaba cada detalle de lo ocurrido en casa durante el día, pero él era una piedra, de la que solo salía un monosílabo, como: “Sí o No”, “Bien o Mal”, cada vez que ella le preguntaba algo, así que ella se desesperaba de su falta de comunicación, y él se cansaba de escuchar todos los detalles que ella le quería comentar de su día, de sus sueños, de sus planes…

Finalmente, él se dio cuenta de que la vida de ambos en lo espiritual era hueca, pues desde que se casaron, nunca tuvieron tiempo de pasar tiempos para cosas importantes, para buscar a Dios, para tener pláticas profundas ni de temas importantes, etc. siempre había pretextos para no (enfermedades, cansancio o alguna actividad del club), lo que hizo que cada día se fueran distanciando más y más.

Sé honest@. Uno de los mayores problemas durante el tiempo del noviazgo, es la hipocresía o falta de sinceridad del uno para con la otra y viceversa, como si ambos fueran vendedores que pretenden ofrecer un producto que no es real, engañándose mutuamente acerca de los atributos, beneficios que se tiene y ocultándose los defectos o la verdadera naturaleza de cada un@. El afán de tener una pareja o de gustarle a alguien puede llevar a mentir, a engañar, a no ser claro, o simplemente no mostrar la realidad de las cosas. 

No ocultes, ni engañes para obtener lo que deseas. Hay cosas que nos da pena mostrar, pero en las que se debe ser claro. Por ejemplo, recuerdo el caso de un joven que se sintió defraudado, pues ella siempre le ocultó la existencia de un hermano que padecía de sus facultades mentales, pues le daba pena, o creía que si quería conquistar al príncipe de sus sueños, el hermano con discapacidad sería un obstáculo. 

En ocasiones se proyectan expectativas más altas lo que en realidad se puede llegar a ser. No exageres en lo que tú eres, ni en lo que puedes dar. En cierta ocasión conocí a un joven que le decía a ella que tenía un alto rango en la milicia, que su padre tenía una casa en Acapulco, pero tristemente para ella, cuando se casaron se dio cuenta de que él era mensajero en un departamento del ejército, y la casa de Acapulco era un vecindad en uno de los cerros alejados del centro. 

Ser sincero es decirlo todo, por ejemplo si para comprar la casa te ayuda tu familia, cuéntalo, no te hagas el muy listo y engañes a la chica, pues ella tendrá falsas expectativas tuyas y el día que se entere de la realidad, será frustrante, vergonzoso y peligroso.

Abre tu corazón y muéstrate tal y como eres. Muéstrate tal cual eres, en eso consiste el mostrar amor, pues quien se case contigo, se casará con tus virtudes y con tus defectos, y tiene derecho a saberlo. No seas como los vendedores que te muestran las bondades pero te ocultan los defectos de un producto. Cuando una relación se finca en la sinceridad y la honestidad mutua, se evitarán de entrada muchos problemas durante el matrimonio. 

La otra persona tiene derecho a saber quién eres, y de acuerdo a ello tomar una decisión. No temas perderla, si es de Dios y te ama, te aceptará, pero si te rechaza, al menos no cargaste toda tu vida con engaño y temor a ser descubiert@ en cualquier momento. Ello significa que has de hablar aun de tu pasado, si es que tienes algo importante y puede afectar la relación. (No le darás una lista de las personas con las que llegaste a salir, pero sí tendrás que platicar si has tenido vida o experiencia en el área sexual).

Conózcanse. Y esto no se logra en un mes, ni en una salida, por lo que hemos de considerar dos etapas, la primera obviamente es antes del compromiso, cuando tan solo surge una amistad, puede ser un interés genuino, real, sincero, pero aun no hay compromiso, y antes de hacer alguna propuesta o de dar una respuesta se deben tomar algunas consideraciones. 

Aunque NO exista todavía compromiso, pero debe haber conocimiento. Debemos estar conscientes de que antes de esta etapa, existe un conocimiento muy ligero de la otra persona, tate debe ir profundizado poco a poco, se trata de una amistad, que se va encaminando a algo más.

Un proverbio antiguo señala que Un amigo es siempre leal, y un hermano nace para ayudar en tiempo de necesidad. 

La mejor pareja es el mejor amig@. Curiosamente, la Biblia no habla de amistad entre personas de sexo opuesto, salvo para la relación de pareja. Toma en cuenta a la persona con la que puedes establecer una amistad verdadera, con la que no te cansas de platicar, a la que le puedes tener confianza, con la que puedes ser transparente, con la que no te da pena ser quien realmente eres y a quien le puedes conocer y señalar sus defectos sin que le retires tu amistad, así debe ser tu pareja. 

Muchos aunque lo advierten, no les gusta la idea, pues andan buscando más lo físico que lo del corazón. Conocí a un joven que tenía una super amiga a la que le contaba todo con lujo de detalles, pero andaba pretendiendo a chicas físicamente más guapas pero con las que no tenía nada en común. 

También he visto parejas que han pasado años como amigos, pero cada uno buscando a su pareja, sin darse cuenta que se tienen el uno al otro frente a frente.

Considera conocer a la familia, costumbres, forma de ser, etc. Es parte de lo que será tu futuro, no esperes a estar comprometido para conocerla. Su familia te dirá como es la persona que pretendes o que te pretende, más que con palabras, con sus actitudes y hechos. Conoce a su familia. Relaciónate con ella, no te quedes con el simple saludo, ten en cuenta que ya casados (si se llegan a casar) será también tu familia.

No ofrezcas matrimonio a una chica que no conoces y que no te conoce (la espantas) y si eres la mujer no aceptes la propuesta de matrimonio de un chico al que no conoces.

Mantén al tanto a tu familia de cómo va la relación. No significa que van a formalizar, ni comprometerse, pero sí es importante honrar a tus padres manteniéndolos informados de todo, es un principio espiritual que te ayudará para que te vaya bien en todo.

Considera si es lo que realmente buscas, antes de seguir adelante. No sigas saliendo con nadie en particular, al menos que pienses formalizar la situación. Hay un dicho : “Si no compra, no magulle”. Si la invitas a salir y no te convenció, mejor no le sigas. Si te invitaron y no te gustó, no vuelvas a aceptar.

Ya que conoces a una persona y consideras que reúne las características que andas buscando, ha surgido una amistad, entonces, pues hacerle un ofrecimiento de matrimonio. Si tú eres una chica, esto te dará la pauta de aceptar o no, pues debes caminar sobre terreno firme.

Ten en cuenta que el conocimiento debe ir profundizando y creciendo, pues vas llegando a .puntos en los que se comienza a hablar de planes, de anhelos, de problemas familiares y de todo aquello que no le contaríamos a cualquier persona.

Tener el consentimiento y bendición de la familia, traerá bendición, y más que el permiso, pues tú eres quien se va a casar, debes pedir consejo y su oración, pues la sabiduría de lo alto, te guiará para no equivocarte.

La relación los debe hacer crecer. Uno de los consejos prácticos, es tener un tiempo de oración, cada vez que salgan, naturalmente no será lo único que se haga, pero trate de no perder todo el tiempo en el cine, mejor aprovechen para leer algún libro sobre el matrimonio juntos, o separados y luego comentarlo y platicar cerca de él. 

La relación debe producir paz. Si hay pleitos durante el noviazgo, estos se multiplicarán en el matrimonio. La relación debe ser pacífica y armoniosa. Debes estar consiente de que la otra persona así es. La debes aceptar y no pretender cambiarla, asegúrate de no estar enamorado de un ideal que no existe, sino de la persona que tienes enfrente, con sus virtudes y defectos, ya que te ayudará a prevenir infidelidades en el futuro. 

Conoce su carácter y valóralo. Analiza sus pros y sus contras, es un tiempo de observación mutua. Debes ser cuidadoso. Un consejo más, guárdate sus defectos para ti y no se los cuentes a otros, menos a tus padres, pues para ellos cualquiera que se acerque a ti, será de lo peor, más aun si les cuentas todo lo malo que tiene, en su postura de amarte, protegerte y ayudarte, tomarán partido y resultará una situación tensa.

Acoplamiento, integración y unidad. Descubre la afinidad y las diferencias. Que sean reales y no superficiales. Por ejemplo la forma de entender la autoridad dista mucha de haber nacido el mismo día.

No se encierren en sí mismos, es peligroso. No se aíslen de los demás. Los hará antisociales vulnerables y los puede llevar a caer en una vida sexual anticipada que a la largo lo lastimará y no les aprovechará en lo absoluto, por eso la sexualidad es la cereza del pastel que corona el matrimonio, nadie decora un pastel antes de hornearlo.

Finalmente algunas sugerencias prácticas:

Tiempo ideal de noviazgo. De 1 a 2 años. Para conocerse y prepararse.

Tiempos juntos. Verse por lo menos 1 vez a la semana, deben conocerse, no solo verse. Propiciar el diálogo. No se queden en lugares solitarios, oscuros o lejanos. Busquen lugares públicos e iluminados. 

No exagerar en el tiempo, no verse a diario es sano, ni tener citas que les lleven a consumir el tiempo de otras actividades, como trabajo, escuela o familia. Algunos se ven a diario, por más de 4 horas, y al llegar a la casa se llaman por teléfono para desearse buenas noches y que sueñen con los “angelitos”. Busquen el equilibrio. Más tiempo genera tentación.

Tiempo con la familia. No la descuides, también ellos te aman. Aprovéchalos ahora que los tienes, no dejes que ya casado te surja este sentimiento reprimido y sea entonces que no quieras salir de la casa paterno-materna, pues eso dañaría tu matrimonio .

Tiempo con otras personas. Muéstrense amigos a otros, salgan con otras parejas, involúcrense en actividades de otra índole.

Tiempo delante de Dios. Mantén tu relación con Dios, es más esta debe de crecer, si ves que aminora. ¡Cuidado!

Respetar a la familia del futuro cónyuge. No invadas su intimidad, respeta horarios, no llegues diario a comer, ni esperes a que te corran para salir de su casa.

En conclusión,  Fuera máscaras e hipocresía, date a conocer tal como eres y no idealices a la otra persona, ello puede traerte graves problemas, mejor conócela como es y acéptala.

Si has leído este artículo te dejo 3 preguntas:

¿Qué tanto le conoces?

¿Qué tan sincero eres?

¿Aparentas más de lo que realmente eres?

0 Shares
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You May Also Like