¿Sirve pedir tiempo en una relación de pareja?

Me miraba fijamente con la mirada perdida, hacía varios meses que tocábamos este tema y por primera vez estaba contactando con una posibilidad que hasta ese momento no había existido. “¿Y si lo que realmente quiere es divorciarse pero no sabe cómo decirlo?” me dijo mientras sus ojos se tornaban rojos y cristalinos…
6 Shares
6
0
0

Pedir un tiempo en una relación de pareja puede ser una cosa complicada. En muchas ocasiones este tiempo puede funcionar, ya que ayuda a que la pareja pueda respirar, se den espacio, se extrañen y en ese tiempo busquen rencontrar esos puntos que hicieron que formaran una familia. En otras ocasiones puede ser contraproducente, este espacio ayuda a tener un respiro de los problemas cotidianos y en esta sensación de paz momentánea puedo elegir ya no enfrentar mi parte de lo que está pasando en la relación y decidir terminarla.

Entonces ¿Cuándo pedir espacio en una relación puede ser una buena posibilidad?
Creo que en esta situación es importante, antes de tomar una decisión así de grande, valorar algunas cosas que quizás no estemos considerando.

¿Qué espero que cambie con esta separación?
Muchas veces creemos que con una separación se moverán las cosas a nuestro favor, y sin querer, no agotamos posibilidades y brincamos a esta opción pensando que mágicamente solucionara los problemas que tenemos en la pareja, en ese sentido es importante empezar a observar si los problemas que tengo en mi relación no pueden ser solucionados de otra forma o si ya probé hacer esas cosas distintas.
Yo solía darle terapia a una persona que, ya cuando llego a terapia, se encontraba separada. Poco a poco fuimos viendo que ella quería con este movimiento lograr que su marido la extrañara y de esta forma, cosas que no se habían solucionado en varios años, se solucionaran ante la amenaza de la pérdida del matrimonio. Lo que no tomo con consideración al tomar la decisión fue que la relación ya se encontraba muy desgastada desde ambos lados y el marido, en vez de vivirlo como un momento de extrañarla, sintió paz como hacía mucho tiempo no la sentía y decidió pedirle el divorcio. Al poco tiempo descubrimos que la relación estaba estancada en una etapa de queja, en la que ninguno de los dos se reconocía nada. Ella, en vez de empezar a ser asertiva para pedir lo que quería y al mismo tiempo aprender a decirle a su marido lo agradecida que estaba por lo que si tenía, provoco sin querer el fin de su matrimonio.
Por eso es importante antes de decidir tomar este espacio como una idea romántica en la que se solucionaran las cosas, valorar que si se puede hacer, a veces la ayuda profesional puede dar muy buenos resultados en pocas sesiones cuando la pareja ha llegado a este punto en el cual ya no ven opciones diferentes a tomarse un tiempo.
¿Cuándo es una buena idea tomarse un tiempo?

Tomarse un tiempo puede ser una buena idea cuando ambas partes lo piden para sanar cosas que han vivido en la relación, siempre con la intención de continuar con la pareja, en este tipo de separaciones es importante aprender a vivir el dolor de tener que haber llegado a este punto en la relación para empezar a cambiar. Ya que este dolor ayudara a que aprendamos a ser más arriesgados en la comunicación y demostración de afecto o propuestas distintas dentro de la pareja. En mi experiencia cuando este tiempo es tomado como una herramienta para retomar la pareja desde un nuevo punto, ayuda a que la relación crezca y tome herramientas que antes no tenía.

Si ya estás pensando en pedirle un tiempo a tu pareja te daré dos preguntas para que le estés dando vueltas para ver si es lo que realmente quieres hacer.
1.- ¿Para qué quiero ese tiempo? Si ese tiempo es para que algo cambia sin que yo me arriesgue o mueva nada en la relación, es muy probable que no vaya a funcionar…
2.- ¿De que temas no he hablado? ¿Qué cosas no he pedido? ¿Qué no he intentado? Si aún tienes algunas ideas con estas preguntas, quizás sea momento de intentarlas antes de pedir una separación.
3.- ¿Estoy pensando en una separación porque no me animo a pedir el divorcio? En este caso yo te recomendaría que vayas con un profesional de la salud para que te apoye. Muchas veces el divorcio puede ser una opción viable, pero hacerlo y que en el proceso siga existiendo una relación como familia puede ser una cuestión complicada y muchas veces se requiere ayuda de externos para lograrlo.

Saludos y nos estaremos leyendo pronto.

 

 

6 Shares
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You May Also Like

“Mi esposo me confesó ser bisexual”

Cabe señalar que la orientación sexual de las personas en diferentes etapas de la vida puede llegar a cambiar. No deseo generalizar, pero puede suceder en hombres y mujeres.
Pero qué te pasaría a ti, mujer casada, si una mañana, a la hora del desayuno tu marido con la taza de café en sus manos te dice: “Amor, tengo algo que decirte”; y tú le respondes: “Sí mi vida, te escucho”. Y él te confiesa: “Soy bisexual”.

Ver más

¿Para qué sirve la terapia de pareja?

La dinámica social ajetreada en la que nos movemos actualmente ha provocado que las relaciones se hayan convertido en conexiones, por lo regular, superficiales y cada vez menos duraderas. Se han inventado los divorcios exprés y la unión libre ya es un estado civil oficial y tiene tanta validez y beneficios legales como el matrimonio.

Ver más

Tipos de miedo de pareja

Es común pensar que las relaciones de pareja pueden tener problemas complejos como comunicación o empatía. Sin embargo, no es tan común mirar la relación y observar el miedo en ellas.
Hay algo peculiar que ocurre con el miedo, generalmente se esconde detrás de razones.

Ver más

¿Cómo puedo evitar que mis hijos vean pornografía por Internet?

Si estamos hablando de niños menores de catorce o quince años, podemos decir sin temor a equivocarnos, que sus padres, les están permitiendo navegar demasiadas horas en la red y además sin supervisión, porque para que un niño vea pornografía necesita horas de buscar entretenimiento con toda libertad, o varios niños interesados en el tema, auxiliados por otro niño precoz, hermano mayor o familiares.

Ver más