Mismo infierno….Diferente demonio.

Últimamente he tenido muchos pacientes, hombres para variarle un poco, que suelen tener el mismo problema en sus relaciones de pareja, se topan con mujeres que les dicen que sí, pero no les dicen cuándo.
0 Shares
0
0
0

Lo interesantes de esto es que en general lo que hacen es engancharse en esa situación esperando que algo que hagan provoque que ya se fije una fecha para que la relación se realice y en el proceso se desgastan hasta el punto donde se hartan, generalmente algún factor externo, como que la chica empiece a andar con alguien más, hace que se salgan de este ciclo.

Todo para volver a caer en un ciclo igual con la siguiente mujer que les llama la atención.
Lo interesante es que ellos mismos eligen mujeres iguales dentro de todas las mujeres existentes y ellos mismos se enganchan en una relación similar.
Las mujeres claramente no se quedan atrás en este tema, sin embargo he notado que suele ser más difícil de ver el patrón, porque en general socialmente el tipo de relaciones repetitivas en las que entran muchas veces las exentan de responsabilizarse de que sus relaciones son así.
Un ejemplo de esto es emparejarse con hombres infieles, la primera vez que te pasa algo así puedes decir que fue mala suerte, pero si ya cotidianamente te pasa, es que tienes algo que ver en el asunto. Por ejemplo, si ahorita estás pensando que es obvio que se van a topar hombres infieles porque todos son así, lo que en realidad pasa es que tienes una creencia que te evita conocer hombres diferentes. Esto lo hace confuso porque la experiencia observable para la persona es que todas sus parejas le han sido infieles, por lo tanto para ella la premisa “todos los hombres son iguales” es cierta; sin embargo, ahí lo importante sería aprender a agregarle un “en mi experiencia” ya que ayudaría a abrir la posibilidad de que quizás exista alguno diferente.

El problema en este tipo de situaciones es que las soluciones que intentan implementar para que no nos pase lo mismo sólo es hacer lo que ya conocemos, pero ahora de forma perfecta, lo cual por definición es imposible.

Pero entonces ¿qué puedo hacer si de repente me topo con que mi pareja actual es igual al anterior? En general yo recomendaría dos cosas:
1) Aplica lo aprendido de tu relación anterior: ¿Qué te falto a ti en la relación pasada? ¿Qué pudiste haber hecho diferente? ¿Qué tuviste que ver tú para que tu relación anterior no funcionara?
OJO: Dejarse, no hacer nada o no poner límites… son cosas que dejaste de hacer y lo que me gustaría es invitarte a que vieras qué acciones sí tomaste que provocaron que la relación empeorara.
Si aun así no lo vez pasa al inciso dos de estas recomendaciones.
2) Vive el dolor cuando tus relaciones terminen: ¿Alguna vez has cocinado algo y te has quemado? ¿Por qué cada vez que cocinas no te quemas como aquella vez? ¿Qué paso cuando te quemaste? ¿Qué sentiste? ¿Eso te ayudo a aprender?
El dolor es algo que, en lo físico, tenemos claro que nos enseña cosas. Cuando agarras la sartén caliente y te quemas aprendes a tener cuidado de cómo la tomas. Sin embargo en la parte emocional lo vemos como algo negociable, inútil, manejable, y es precisamente porque tenemos muchas formas de evitar el dolor que no aprendemos de los eventos de vida y acabamos haciendo lo mismo.
El dolor ayuda a que aprendamos y la siguiente vez no nos equivoquemos de la misma forma. Es lo que ayudará a que implementemos cosas diferentes en la siguiente relación en vez de sufrirla.
Cuando noto que me faltó hablar más de lo que sentía, o que me faltó comunicar qué me estaba pasando, si todo el tiempo me quejaba y nunca agradecía etc. duele, y en mi experiencia no se siente bonito, pero una vez que atravesamos ese dolor salimos de él con un aprendizaje claro de lo que pudimos haber hecho diferente.
Y tal cual, como cuando estas a punto de agarrar algo caliente te acuerdas y no agarras el mango, de la misma manera cuando estas a punto de hacer lo mismo que hiciste en tu relación anterior, tomas una opción diferente.

Sé que es complicado así que aprende a tenerte paciencia, en mi experiencia cada vez es más fácil de hacer.

Nos leemos pronto.

 

 

0 Shares
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You May Also Like

“Mi esposo me confesó ser bisexual”

Cabe señalar que la orientación sexual de las personas en diferentes etapas de la vida puede llegar a cambiar. No deseo generalizar, pero puede suceder en hombres y mujeres.
Pero qué te pasaría a ti, mujer casada, si una mañana, a la hora del desayuno tu marido con la taza de café en sus manos te dice: “Amor, tengo algo que decirte”; y tú le respondes: “Sí mi vida, te escucho”. Y él te confiesa: “Soy bisexual”.

Ver más

¿Para qué sirve la terapia de pareja?

La dinámica social ajetreada en la que nos movemos actualmente ha provocado que las relaciones se hayan convertido en conexiones, por lo regular, superficiales y cada vez menos duraderas. Se han inventado los divorcios exprés y la unión libre ya es un estado civil oficial y tiene tanta validez y beneficios legales como el matrimonio.

Ver más

Tipos de miedo de pareja

Es común pensar que las relaciones de pareja pueden tener problemas complejos como comunicación o empatía. Sin embargo, no es tan común mirar la relación y observar el miedo en ellas.
Hay algo peculiar que ocurre con el miedo, generalmente se esconde detrás de razones.

Ver más

¿Cómo puedo evitar que mis hijos vean pornografía por Internet?

Si estamos hablando de niños menores de catorce o quince años, podemos decir sin temor a equivocarnos, que sus padres, les están permitiendo navegar demasiadas horas en la red y además sin supervisión, porque para que un niño vea pornografía necesita horas de buscar entretenimiento con toda libertad, o varios niños interesados en el tema, auxiliados por otro niño precoz, hermano mayor o familiares.

Ver más