¡Los hijos como regalo de Dios en el matrimonio!

Una de las áreas más importantes en las que buscamos recibir la bendición de Dios, es…
0 Shares
0
0
0

En el matrimonio, pues la mayoría de la gente busca casarse y como se dice vulgarmente, hacer su vida, pero ¿la va a hacer bien o la va a hacer mal?, o como dicen los jóvenes, ¿la va a hacer? Usted que está casado: ¿Es feliz en su matrimonio? ¿Siente que la haya hecho? o ¿Piensa que si se hubiese casado con otra persona le iría mejor?

Cuando nos casamos, todos queremos que nos vaya bien y la mayoría de las parejas anhelan fundar una familia, y la inmensa mayoría de las mujeres anhelan tener por lo menos un hijo.

Los hijos son la parte que nos permite entender que Dios derrama su bendición, pues la Biblia asegura que: Herencia de Dios son los hijos; Cosa de estima el fruto del vientre.

El problema es que cuando los hijos llegan ocurren dos cosas:
1. La mujer se desvive en atenderlos, vuelca su corazón, amor y detalles al recién nacido, se convierte en su prioridad número uno en la vida, haciendo a un lado al esposo.
2. El hombre, aprovecha la ocasión para “darse su tiempo y espacio”, dejando la responsabilidad del hijo en la mujer.

Si a esto le agregamos que muchas parejas se van a vivir “temporalmente” a la casa de la mamá de alguno de los dos, para recibir ayuda, las cosas se complican, pues se pierde la intimidad por el simple hecho de estar en una casa ajena y se acentúan los motivos para alejarse el uno del otro.

Debemos entender que no podremos ser buenos padres, si no somos buenos esposos, pues los hijos reciben lo que somos, y si estamos en pleitos, distanciados y con rencores, ellos lo sufren y viven con el temor de una separación o divorcio.

Debemos entender por otro lado, que los hijos (aun cuando los amamos con todo nuestro ser, pues son parte de nosotros), son un paréntesis en la relación conyugal, déjeme expli-carme.

Cuando nos casamos comenzamos nuestra vida solos, marido y mujer, al transcurrir del tiempo, nacen los hijos y surge la familia, pero al paso de los años y dependiendo de cuán-tos hayamos tenido y cuántos años se lleven entre sí, llegará el momento en que se casarán o posiblemente se irán a estudiar a otro lugar, y volveremos a quedarnos solos, la mujer y el marido, así que no podemos descuidarnos, ni dejar de atendernos, ni dejar de cultivar nuestra relación.

Le aconsejo que independientemente de cuantos hijos tenga y de la edad de ellos, procu-ren tomarse un día a la semana, quincena o mes, para salir como pareja. Encargue a sus hijos un par de horas con algun@ de los abuel@s, a ell@s les encanta cuidar y disfrutarla sus niet@s, y ustedes como pareja tomen ese tiempo para ir a tomar un café, platicar, ir al cine, a cenar o simplemente para disfrutar un tiempo romántico e íntimo.

 

 

0 Shares
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You May Also Like

La fidelidad trae… “felicidad”

Una de las virtudes más grandes del ser humano es la lealtad, pues nos hace dignos de confianza, pero la traición se trata de un fraude o engaño por parte de personas en quien se confiaba y quien traiciona se hace digno de descrédito o desconfianza;ya que se asocia con un enemigo disfrazado de amigo, o con una relación rota o abusada.

Ver más

Violencia… Históricamente

Históricamente el hombre abusando de su fortaleza física menospreciando a la mujer, quien ha sido objeto de abuso y maltrato desde el principio de la historia de la humanidad, pero fue hasta hace apenas 40 años que se comenzó a tratar este problema a nivel mundial y se realizó la declaración de los derechos de la mujer.

Ver más