La Traición

Capítulo III   – ¡Qué hermosa vista la de esta mañana!   Rocío inmediatamente se volvió hacia la voz y no pudo evitar sonrojarse al percibir el rostro del apuesto hombre tan cerca al suyo, volteó a ver el enorme ventanal frente a ellos y agregó:   – Así es, que hermosa vista de la playa ¿no? – Yo me refería a la hermosa dama que tengo enfrente, quien sin duda, supera por mucho la belleza del paisaje.    
0 Shares
0
0
0

 

Una onda de emociones invadió a Rocío, simplemente se quedó sin palabras, sintió como si un halo de seda la cubriera suavemente, se sentía como si fuera la princesa del cuento de hadas que acaba de encontrar al príncipe azul. Un estupor le recorrió el cuerpo, al no poder pronunciar palabra, el hombre prosiguió.

 

– Lamento importunarla, pero es que sin duda es la mujer más hermosa que haya visto en mi vida, ayer por la noche no pude evitar notar su presencia en el bar, por lo que ahora no me permitiría irme sin saber su nombre.

 

Rocío seguía como en un ensueño, no podía pensar en nada y mecánicamente dijo:

 

– Rocío.

– Es un placer Rocío, yo soy Diego, vengo a presentar una ponencia sobre letras hispánicas en el congreso, espero verte ahí.

 

Ella, ya un poco más recuperada contestó.

 

– Con mucho gusto estaré ahí, yo he venido a presentar un poco de mi trabajo en la exposición que se montará en el lobby.

– Qué fascinante, una pintora hermosa.

 

Siguieron conversando por algunos minutos, hasta que Rocío fue requerida para iniciar el montaje de la exposición, acordaron que se verían más tarde en el bar del hotel para seguir platicando. Ella estaba encantada, mientras hacían el montaje no podía pensar en otra cosa que no fuera Diego, sentía una extraña ansiedad porque llegara la hora de la cita. Al fin terminaron de acomodar los cuadros y dejaron todo listo, ella subió a su habitación poco más que emocionada por su encuentro con Diego.

 

Entró a su habitación y no pudo evitar la enorme soledad que en ella se respiraba, tal vez el espacio tan grande era lo que daba la impresión de vacío, fue hasta ese momento que Rocío recordó a aquel hombre que había dejado en casa, un torrente de pensamientos llegó a su cabeza, recuerdos de las épocas juntos, sin embargo era más grande ese sentimiento de soledad que la había acompañado durante los últimos meses y que repentinamente parecía haberse borrado con la presencia de Diego. Luchó por alejar la imagen de su marido de su mente, pensó que tal vez él, estando solo en casa también estaría tomando la oportunidad de tener una aventura. Decidió entregarse a sus sentimientos y la euforia y el bienestar regresaron; impaciente no podía decidir que ropa ponerse, imaginaba como sería aquel encuentro, se sentía rejuvenecida, con más energía, incluso un extraño brillo inundaba sus ojos. Llegó puntual a la cita, Diego ya la esperaba, cenaron, tomaron unas cuantas copas y subieron a la habitación de él, fue una noche especialmente mágica para Rocío.

 

Dos días antes de que Rocío volviera Luis se encontró con uno de sus viejos amigos, no se habían visto desde que se mudaron de ciudad, aprovechando que la esposa de Luis no estaba en casa, acordaron que saldrían en la noche a tomar unos tragos y divertirse como en los viejos tiempos de soltería. Entre los efectos del alcohol y los sentimientos a flor de piel; la duda de qué estaría haciendo su esposa en aquel lugar, la confusión en los últimos días y la idea de que su matrimonio se hundía, Luis acabó acostándose con una de las amigas de Alex, su viejo amigo.

Capítulo Anterior                               Capítulo Siguiente

 

 

0 Shares
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You May Also Like

Encanto y Desencanto

Capítulo I

 

 

cyber-2.1Luis la miró, era apenas un niño, la revolución hormonal propia de los años de secundaria revoloteaba en su interior, en el extremo del salón de clases en la tercera fila, estaba ella. Una niña de mirada dulce y rizos cafés, no podía evitar estremecerse cada vez que escuchaba su voz, además ella vivía a sólo tres calles de su casa. Fue entonces, en aquella vorágine de sueños e ilusiones que Luis y Rocío comenzaron a experimentar aquel singular sentimiento; ese que te hace brillar los ojos. Una sensación que te embriaga y no te deja pensar, ni ver, ni oír claramente. Envueltos por aquella nube vaporosa de emociones, el amor infantil trascendió en el tiempo, maduró. Aquel primer amor tuvo la fuerza suficiente para superar todo tipo de crisis, las cuales después entenderían, eran insignificantes comparado con lo que les esperaba.

Ver más

La Realidad

Capítulo IV

 

 

cap-ivUna mezcla extraña siempre brota de las entrañas de quien ha sido infiel, mientras que unos descuidan a su pareja, otros dejan que la reivindicación invada sus actos y Luis no era la excepción. Quedando un sólo día para que su esposa regresara, consideró que una sorpresa bien podría arrebatarle a su conciencia aquellos sentimientos de culpabilidad, mismos que hasta entonces habían logrado arrancarlo de la cama, para someterlo a una larga ducha con agua caliente, que duraría entre las cuatro y las cinco de la madrugada, tiempo necesario para maquiavelar su viaje Express hacia Rocío, en el cual tenía pensado colmarla de regalos como felicitación por su obra.

Ver más

Las Vacaciones

Capítulo II

 

 

cyber-2.2Un día el grupo de pintura recibió una invitación para presentar sus trabajos en otra ciudad del país, la emoción de que sus pinturas fueran vistas por alguien más, borró por un momento la depresión que sentía, el plan era ausentarse de la ciudad por cinco días y el destino era una de las mejores playas del país, Rocío aprovecharía para tomarse unas vacaciones, descansar y salir de la rutina, aunque muy en su interior le emocionaba la idea de estar por primera vez lejos de Luis, sola, en una playa y con todas las posibilidades de conocer a otro hombre.

Ver más