Moda infiel

El ser humano por filogenética es polígamo desde su aparición como hommo sapiens por la sencilla razón de preservar la especie. Desde tiempos inmemorables y en las sociedades más antiguas se permitía que el hombre tuviera más de una mujer para entonces hacer crecer la estirpe y continuar con el linaje.
0 Shares
0
0
0

Ahora bien, desde el establecimiento de las sociedades y por ende las iglesias, se nos fue impuesta una monogamia que permitía controlar y regular la población y establecer un orden común. Es de ahí que se derivó en una sociedad monógama y un pueblo monoteísta.

Sin lugar a dudas, hoy en día, la moda de ser infieles ha crecido de sobremanera debido quizá, a la necesidad inconsciente de buscar otras parejas que satisfagan algunas necesidades que su pareja actual no cubre. Si basamos nuestro pensamiento y nuestras acciones a los cánones que dictan las religiones monoteístas actuales, las cuales nos rigen, debemos asumir el compromiso adquirido ante Dios, que por cierto es por toda la vida, por convicción.

Muchas parejas actuales así lo hacen, aunque acaban tarde que temprano faltando a este compromiso y a sí mismas al ser infieles. Me parece que la solución la tenemos justo frente a nuestras narices, es decir, si no estamos en disposición de estar al lado de nuestra pareja de por vida o bien, no pensamos hacerlo de manera total, es momento de tomar decisiones que nos permitan ser “libres” de compromiso y entonces ser congruentes con lo que decimos y hacemos.

Entonces, el tema que nos atañe el día de hoy, ¿Somos infieles por naturaleza? Pues la respuesta es sí, como especie y no como personas. Es un deber moral el hecho de superarnos cada día y sobrepasar las necesidades básicas de seguridad, de pertenencia y de estima de sí mismo para entonces lograr la auto realización como persona. (Maslow pyramid, 1943).

En conclusión, todo depende de querer o no cumplir con las expectativas de nuestra cultura con respecto al matrimonio y a la infidelidad. De lo contrario, estaremos en un constante dilema moral que nos llevará a incumplir con nuestra propia ética y por ende con la moral colectiva.

 

 

0 Shares
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You May Also Like

“Mi esposo me confesó ser bisexual”

Cabe señalar que la orientación sexual de las personas en diferentes etapas de la vida puede llegar a cambiar. No deseo generalizar, pero puede suceder en hombres y mujeres.
Pero qué te pasaría a ti, mujer casada, si una mañana, a la hora del desayuno tu marido con la taza de café en sus manos te dice: “Amor, tengo algo que decirte”; y tú le respondes: “Sí mi vida, te escucho”. Y él te confiesa: “Soy bisexual”.

Ver más

¿Para qué sirve la terapia de pareja?

La dinámica social ajetreada en la que nos movemos actualmente ha provocado que las relaciones se hayan convertido en conexiones, por lo regular, superficiales y cada vez menos duraderas. Se han inventado los divorcios exprés y la unión libre ya es un estado civil oficial y tiene tanta validez y beneficios legales como el matrimonio.

Ver más

Tipos de miedo de pareja

Es común pensar que las relaciones de pareja pueden tener problemas complejos como comunicación o empatía. Sin embargo, no es tan común mirar la relación y observar el miedo en ellas.
Hay algo peculiar que ocurre con el miedo, generalmente se esconde detrás de razones.

Ver más

¿Cómo puedo evitar que mis hijos vean pornografía por Internet?

Si estamos hablando de niños menores de catorce o quince años, podemos decir sin temor a equivocarnos, que sus padres, les están permitiendo navegar demasiadas horas en la red y además sin supervisión, porque para que un niño vea pornografía necesita horas de buscar entretenimiento con toda libertad, o varios niños interesados en el tema, auxiliados por otro niño precoz, hermano mayor o familiares.

Ver más