La importancia de conocer a la pareja

“Tengo 20 años de casada y no conozco a mi pareja…”, “Después de 3 años de vivir juntos me di cuenta que él ya tenía hijos…”, “Tengo 4 años con mi novio y no sé dónde vive, ni a qué se dedica, ni he conocido a su familia…” Comentarios como estos escuchamos a diario relacionados con la situación de las personas y sus parejas pues en la actualidad es común que hombres y mujeres se relacionen de manera aventurada y fugaz ya que en una vida tan agitada y con tantos compromisos, no hay tiempo para reflexionar sobre lo que se busca y mucho menos sobre sus características personales.
0 Shares
0
0
0

En todos estos casos se observa una desesperada necesidad de compañía o de relación sentimental y por ello, se toman decisiones precipitadas sobre la elección de pareja sin haber compartido suficiente tiempo con ella para realmente conocerse pues las actividades diarias como el trabajo, los estudios, los traslados y la vida social, absorben demasiado tiempo.

El noviazgo siempre ha sido una preparación para la formalización de una relación que puede derivar en matrimonio o en vida en común. Es un espacio de tiempo muy importante en el que se tiene la oportunidad de conocer a la otra persona, sus objetivos de vida, su percepción del mundo, sus intereses, fracasos y alegrías, experiencias e inclinaciones, virtudes y flaquezas, educación y relaciones amistosas y familiares; y de esta manera poder identificar las similitudes y las diferencias.

Es un proceso en el que se establecen las bases del respeto y las responsabilidades que se adquieren con ellos mismos y con la sociedad, donde hasta los aspectos íntimos juegan un papel importante de acuerdo a la educación de hombres y mujeres. La madurez y la identificación de las metas personales, valores y principios adquiridos son importantes en esta época para saber cómo se diseñará el rol como pareja y cómo se ejecutará en la vida cotidiana, así como el nivel de convivencia que se tenga con la familia de uno y otro determinará esa sana relación. A través de toda esta información, aunado al sentimiento de amor que se tenga, se puede tomar la mejor decisión sobre algo tan trascendental como querer formar un hogar y sobre todo, el tener hijos.

Es claro que la falta de conciencia al elegir pareja es una constante pues se ve reflejada en las estadísticas que muestran que los divorcios sobresalen durante los primeros 5 años de matrimonio, lo que prueba la falta de conocimiento sobre el otro, sobre nosotros mismos y sobre lo que se va a enfrentar.

Conocer a la pareja no se basa en convivir con ella, sino también en tener tiempo para comunicarse y entenderse.

La falta de tiempo para lograr eso y tener una firme información del otro hace que tengamos muchas dudas referentes a los antecedentes familiares y laborales.

Hoy es muy común que las personas comprometidas o los padres de estas busquen apoyo para obtener información que les permita normar su criterio, estar alerta o evitar un fracaso por existir otros compromisos, parejas, hijos, inclinaciones personales o hábitos que puedan lesionar la futura relación. Se han presentado muchísimos casos en los que las personas tienen compromisos conyugales con otras mujeres u hombres, o bien, en los que se desconoce la existencia de hijos. En otros casos, preferencias sexuales diversas o vicios muy arraigados.

Por supuesto, nuestra recomendación fundamental es que antes de tomar una decisión tan importante como vivir juntos o casarse, se debe tener pleno conocimiento de la pareja pues de esa forma se sabrá si son compatibles y así tendrán mayores posibilidades de éxito en su relación; de otra forma, el costo personal en juventud, tiempo y economía, puede ser muy alto, eso sin contar las consecuencias tan desastrosas que se transmiten a los hijos por una mala decisión.

 

 

0 Shares
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You May Also Like

¿Qué hacer tras la confirmación de la Infidelidad?

 Hoy en día son diferentes las actitudes de las personas al recibir la noticia de una infidelidad. Hay quienes no conformes con lo que han escuchado o visto, buscan profundizar sobre el hecho, tratando de encontrar una explicación del por qué se actuó de esa manera, identificar las características del o la amante, su estado civil, edad, aspecto físico, actividad o reputación, antigüedad de la relación, si se tienen hijos, o simplemente dónde se conocieron.

Ver más

Actitud de los hijos ante la infidelidad de sus padres

Decepción, coraje, tristeza y confusión, son algunos de los principales sentimientos que experimentan los hijos cuando viven un acto de infidelidad por parte de alguno de sus padres, pues sin importar la edad que tengan, la imagen natural hacia sus progenitores es de respeto y sobre todo de admiración; normalmente constituyen su modelo a seguir y los consideran cuasi perfectos, por lo que descubrir su traición resulta sumamente doloroso.

Ver más

Comunicación con los hijos: sexo y tabúes

Es común que los padres sientan gran impotencia cuando los hijos abandonan el hogar, sin avisar a donde irán o dónde estarán. Son frecuentes las consultas para tratar de localizar a los jóvenes. Son más las mujeres, quienes regularmente lo hacen con los novios, afectadas por el descuido familiar y alborotadas por sus primeras experiencias amorosas, toman decisiones irreflexivas con consecuencias, muchas veces, desastrosas.

Ver más

Fidelidad y celos

Hemos notado que la idea de infidelidad es un tema que se presenta con mucha frecuencia en la vida de todas las parejas, muchas veces influidos en mayor medida por los medios de comunicación o las actividades cotidianas que por una situación real.

Ver más

¿Comprendo a mi pareja?

Son notorias las consultas en que se puede apreciar la gran falta de comunicación entre las parejas que no pueden o no saben cómo transmitir sus necesidades o sentimientos. La educación, los tabúes, la ignorancia y los temores son las principales razones por las que dejamos de comunicarnos.


¿Qué pensará el otro? ¿Cómo lo verá? ¿Cómo interpretará esto que quiero hacer? ¿Y si cambio esta rutina? O por otra parte, ¿de dónde habrá aprendido esto? ¿Con quién lo habrá experimentado? ¿Por qué me sugirió esto otro? ¿Por qué habrá cambiado?


Éstas y otras interrogantes más, se presentan tanto por aquel agente activo de desear los cambios, como por el otro pasivo que los recibe. Sin embargo, cuando se tiene un verdadero entendimiento de las necesidades y satisfactores del otro, así como de la forma en que percibe la relación, sus actitudes, pensamientos y sentimientos, es que se evita este tipo de viacrucis.


Pero este hecho no es resultado de la casualidad, la suerte, el nivel socioeconómico o cultural, es gracias a un esfuerzo cotidiano de ambos por respetar sus opiniones o discutirlas con tolerancia y llegar a acuerdos que permitan armonizar sus relaciones. Hacerlo de manera constante y con gran interés de ambos, puede hacer que a la larga, se logren comprender las necesidades y cambios que se van sufriendo durante la vida en común.


Es este entendimiento el que permite a las parejas no nada más descifrar la actuación del otro, sino adelantarse a sus necesidades para satisfacerlas sin que se haga presente el requerimiento.
La comunicación es importante, sin embargo, la comprensión lo es todavía más, ya que podemos pasarnos horas y horas conversando y creyendo que eso nos abre la comunicación, pero si no comprendemos lo que nos dicen o lo que decimos, no servirá de nada.


La comprensión, nuestra comprensión, es la piedra angular de las decisiones en conjunto y de la estabilidad de la relación, ya que ésta incluye la asertividad, la tolerancia, el respeto, la intención y sentimiento de querer hacer, querer crecer y construir.

 

Ver más