La hostilidad como expresión de amor

Todos en algún momento de nuestras vidas hemos sido “testigos” de escenas de pareja en las que aparecen emociones desbordadas donde “se lastima al ser amado”, al agredirlo, menospreciarlo o ignorarlo.
0 Shares
0
0
0

Hoy quiero referirme a aquellas relaciones donde surge la palabra hostil ó las actuaciones violentas como la forma dominante de interacción. Son parejas disparejas, que han construido una dinámica caracterizada por la agresión, en donde se instalan las posiciones amo-esclavo, en el cual uno de los integrantes decide y el otro se somete a las condiciones de vida que impone la pareja en aspectos como las relaciones sexuales, el manejo del dinero, el control de los amigos, entre otros.
Se tratan de vínculos dañinos, porque ambos integrantes de la pareja eligen (consciente e inconscientemente) instalar la violencia, la dominación y el control en los escenarios cotidianos de la convivencia. Se caracterizan por ser parejas que al estar juntas se lastiman y se agreden, a veces de manera física, verbal o psicológica, pero al estar separadas sufren y anhelan estar con su pareja, sin estimar los estados de vulneración que la misma relación puede generar.
En estas parejas la comunicación se conduce a través de gritos, ofensas o tal vez siendo indiferentes ante el sufrimiento propio y ajeno. Son personas que presentan un alto nivel de sufrimiento psíquico y no saben cómo salir del círculo vicioso, pues optan por elegir relaciones amorosas al servicio de la destrucción, que generan estados de confusión, ambivalencia y pérdida de identidad.
Es importante detectar estos hilos “invisibles” de violencia que pueden presentarse al interior de la pareja, y resalto invisibles porque a veces pareciera que las personas implicadas en estas relaciones tóxicas no quieren “darse cuenta” de ellas y se encargan de silenciar u ocultar sus dificultades con el fin de mantener estos amores que duelen.
Y aunque en todo vínculo de pareja es normal que se generen zonas de desencuentro y conflicto, es necesario identificar cuando predominan emociones que atacan o dañan al otro, y se constituyen en la forma natural de construir vínculos afectivos.

Amar es una expresión voluntaria que se construye desde el respeto propio y se afianza en las relaciones que construimos con los demás.
Si estas interesado en conocer los puntos conflictivos que surgen en tu relación de pareja. Busca ayuda profesional, nunca es tarde para darle un rumbo distinto a tu forma de con-vivir en pareja.

 

 

0 Shares
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You May Also Like

“Mi esposo me confesó ser bisexual”

Cabe señalar que la orientación sexual de las personas en diferentes etapas de la vida puede llegar a cambiar. No deseo generalizar, pero puede suceder en hombres y mujeres.
Pero qué te pasaría a ti, mujer casada, si una mañana, a la hora del desayuno tu marido con la taza de café en sus manos te dice: “Amor, tengo algo que decirte”; y tú le respondes: “Sí mi vida, te escucho”. Y él te confiesa: “Soy bisexual”.

Ver más

¿Para qué sirve la terapia de pareja?

La dinámica social ajetreada en la que nos movemos actualmente ha provocado que las relaciones se hayan convertido en conexiones, por lo regular, superficiales y cada vez menos duraderas. Se han inventado los divorcios exprés y la unión libre ya es un estado civil oficial y tiene tanta validez y beneficios legales como el matrimonio.

Ver más

Tipos de miedo de pareja

Es común pensar que las relaciones de pareja pueden tener problemas complejos como comunicación o empatía. Sin embargo, no es tan común mirar la relación y observar el miedo en ellas.
Hay algo peculiar que ocurre con el miedo, generalmente se esconde detrás de razones.

Ver más

¿Cómo puedo evitar que mis hijos vean pornografía por Internet?

Si estamos hablando de niños menores de catorce o quince años, podemos decir sin temor a equivocarnos, que sus padres, les están permitiendo navegar demasiadas horas en la red y además sin supervisión, porque para que un niño vea pornografía necesita horas de buscar entretenimiento con toda libertad, o varios niños interesados en el tema, auxiliados por otro niño precoz, hermano mayor o familiares.

Ver más