El Amor materno

El amor es el sentimiento más sublime que puede experimentar una persona: el ser humano tiene la capacidad de pasar de una necesidad biológica de supervivencia mediante el apego, hacia quien lo quiere cuidar, es decir el que le proporciona los primeros cuidados en donde se le nombra, se le da identidad y le brinda la carga erótico sexual que es el inicio del amor.
0 Shares
0
0
0

Así, pasando de una postura de supervivencia al placer de saberse (mediante las sensaciones) que tiene un ser y que es procurado, o bien deseado.

El amor materno, el inicial, es aquél en el que nos fusionamos creyendo que estamos completos, que no necesitamos más que ese abrazo, ese olor, esa sensación nirvánica; este estado de ilusión, alucinatoria que nos ayuda a tolerar los embates que la vida nos presenta, esas sensaciones nos tranquilizan, nos dan esperanza, nos brindan seguridad poniendo al recién nacido en el circuito de amar y ser amado.

Dichas experiencias sensoriales se van introyectando día a día mediante los recuerdos o huellas mnémicas que permiten que el bebé ponga a prueba la seguridad que va sintiendo. Si se corroboran dichas experiencias, vamos construyendo una postura frente a los demás: que es el amor.

El amor, en el inicio de nuestras vidas, es totalmente físico, necesitamos caricias que recorran nuestro cuerpo delimitándonos de los demás objetos y erotizándonos al mismo tiempo. Después se le adhieren los sentidos a distancia: ven la imagen amada, escuchan las palabras continentes y al acordarse de todo ello, el amor se torna mental. De ahí, que el amor maduro que tiene que aflorar en la juventud temprana, cuando el adolescente puede centrarse en una sola persona.

Desde ésta perspectiva, el amor no comienza a partir de “quererse a sí mismo”; esto es ulterior a las experiencias rudimentarias del apego.

 

 

0 Shares
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You May Also Like

“Mi esposo me confesó ser bisexual”

Cabe señalar que la orientación sexual de las personas en diferentes etapas de la vida puede llegar a cambiar. No deseo generalizar, pero puede suceder en hombres y mujeres.
Pero qué te pasaría a ti, mujer casada, si una mañana, a la hora del desayuno tu marido con la taza de café en sus manos te dice: “Amor, tengo algo que decirte”; y tú le respondes: “Sí mi vida, te escucho”. Y él te confiesa: “Soy bisexual”.

Ver más

¿Para qué sirve la terapia de pareja?

La dinámica social ajetreada en la que nos movemos actualmente ha provocado que las relaciones se hayan convertido en conexiones, por lo regular, superficiales y cada vez menos duraderas. Se han inventado los divorcios exprés y la unión libre ya es un estado civil oficial y tiene tanta validez y beneficios legales como el matrimonio.

Ver más

Tipos de miedo de pareja

Es común pensar que las relaciones de pareja pueden tener problemas complejos como comunicación o empatía. Sin embargo, no es tan común mirar la relación y observar el miedo en ellas.
Hay algo peculiar que ocurre con el miedo, generalmente se esconde detrás de razones.

Ver más

¿Cómo puedo evitar que mis hijos vean pornografía por Internet?

Si estamos hablando de niños menores de catorce o quince años, podemos decir sin temor a equivocarnos, que sus padres, les están permitiendo navegar demasiadas horas en la red y además sin supervisión, porque para que un niño vea pornografía necesita horas de buscar entretenimiento con toda libertad, o varios niños interesados en el tema, auxiliados por otro niño precoz, hermano mayor o familiares.

Ver más