Cuando uno sólo es padre y madre

Hemos observado a lo largo de los años un creciente rompimiento de las parejas ocasionado por un sinfín de situaciones entre los que se encuentran la falta de comunicación, la infidelidad, los desacuerdos, la intolerancia, etc. Esto se ha visto favorecido principalmente por los cambios en los roles de mujeres y hombres, la ocupación profesional más activa de la mujer, pero sobre todo por la falta de entendimiento y adaptación ante dichos cambios en los dos sexos. 
0 Compartido
0
0
0

Es común pensar que ante la disolución de un matrimonio, la persona que quedaba a cargo de los hijos debía ser regularmente la madre y que recibiría del padre de los niños el suficiente apoyo económico para su manutención, sin embargo se presenta con mucha frecuencia la desaparición del progenitor para cumplir con esta obligación, por lo que recibimos muchas consultas de mujeres desesperadas que se han quedado sin la fuente para financiar las necesidades básicas de la familia, viéndose obligada a buscar un empleo lo cual representa un enorme riesgo en la educación y cuidado de los hijos trayendo en muchos de los casos consecuencias desastrosas en su personalidad.

Para la buena educación de los hijos resulta indispensable la presencia de ambos padres pues estos complementan los valores y principios que los niños deben adquirir durante su desarrollo y formación, pues mientras el padre con sus características personales y su masculinidad inculcan determinados preceptos, la madre con su femineidad y conceptos fortalece otros principios, resultando ambos igualmente enriquecedores. El hecho de contar con ambas figuras fortalece y da confianza a los niños permitiendo estar al tanto también de su cuidado y supervisión en cuanto a su comportamiento, actitud, educación, valores, convivencia, responsabilidad, etc.

En las consultas que recibimos para verificar el comportamiento de los hijos observamos como una constante que ambos padres tienen ocupaciones fuera del hogar o bien que uno de ellos de manera solitaria realiza la función de padre y madre. Esto nos deja ver las serias consecuencias que puede tener el descuido de los niños.

También notamos un crecimiento muy importante en las consultas de hombres que necesitan localizar a sus esposas, las cuales sin ningún tiento a su carácter de madre abandonaron a sus hijos a su suerte con el padre normalmente por una relación de infidelidad. Hemos tenido casos en que estas mujeres abandonan sus hogares por relaciones con hombres casados, no importándoles esta situación, lo abandonan todo.

En cualquiera de todos estos casos lamentablemente, los que de forma inmediata resentirán la situación son los hijos y a un mediano plazo la propia sociedad ya que en el futuro se incorporan muchos individuos (hombres y mujeres) a los que les faltará concretizar y absorber todos los principios necesarios para tener una buena interacción social.

 

 

 

0 Compartido
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You May Also Like

¿Qué hacer tras la confirmación de la Infidelidad?

 Hoy en día son diferentes las actitudes de las personas al recibir la noticia de una infidelidad. Hay quienes no conformes con lo que han escuchado o visto, buscan profundizar sobre el hecho, tratando de encontrar una explicación del por qué se actuó de esa manera, identificar las características del o la amante, su estado civil, edad, aspecto físico, actividad o reputación, antigüedad de la relación, si se tienen hijos, o simplemente dónde se conocieron.

Ver más

Actitud de los hijos ante la infidelidad de sus padres

Decepción, coraje, tristeza y confusión, son algunos de los principales sentimientos que experimentan los hijos cuando viven un acto de infidelidad por parte de alguno de sus padres, pues sin importar la edad que tengan, la imagen natural hacia sus progenitores es de respeto y sobre todo de admiración; normalmente constituyen su modelo a seguir y los consideran cuasi perfectos, por lo que descubrir su traición resulta sumamente doloroso.

Ver más

Comunicación con los hijos: sexo y tabúes

Es común que los padres sientan gran impotencia cuando los hijos abandonan el hogar, sin avisar a donde irán o dónde estarán. Son frecuentes las consultas para tratar de localizar a los jóvenes. Son más las mujeres, quienes regularmente lo hacen con los novios, afectadas por el descuido familiar y alborotadas por sus primeras experiencias amorosas, toman decisiones irreflexivas con consecuencias, muchas veces, desastrosas.

Ver más

¿Comprendo a mi pareja?

Son notorias las consultas en que se puede apreciar la gran falta de comunicación entre las parejas que no pueden o no saben cómo transmitir sus necesidades o sentimientos. La educación, los tabúes, la ignorancia y los temores son las principales razones por las que dejamos de comunicarnos.


¿Qué pensará el otro? ¿Cómo lo verá? ¿Cómo interpretará esto que quiero hacer? ¿Y si cambio esta rutina? O por otra parte, ¿de dónde habrá aprendido esto? ¿Con quién lo habrá experimentado? ¿Por qué me sugirió esto otro? ¿Por qué habrá cambiado?


Éstas y otras interrogantes más, se presentan tanto por aquel agente activo de desear los cambios, como por el otro pasivo que los recibe. Sin embargo, cuando se tiene un verdadero entendimiento de las necesidades y satisfactores del otro, así como de la forma en que percibe la relación, sus actitudes, pensamientos y sentimientos, es que se evita este tipo de viacrucis.


Pero este hecho no es resultado de la casualidad, la suerte, el nivel socioeconómico o cultural, es gracias a un esfuerzo cotidiano de ambos por respetar sus opiniones o discutirlas con tolerancia y llegar a acuerdos que permitan armonizar sus relaciones. Hacerlo de manera constante y con gran interés de ambos, puede hacer que a la larga, se logren comprender las necesidades y cambios que se van sufriendo durante la vida en común.


Es este entendimiento el que permite a las parejas no nada más descifrar la actuación del otro, sino adelantarse a sus necesidades para satisfacerlas sin que se haga presente el requerimiento.
La comunicación es importante, sin embargo, la comprensión lo es todavía más, ya que podemos pasarnos horas y horas conversando y creyendo que eso nos abre la comunicación, pero si no comprendemos lo que nos dicen o lo que decimos, no servirá de nada.


La comprensión, nuestra comprensión, es la piedra angular de las decisiones en conjunto y de la estabilidad de la relación, ya que ésta incluye la asertividad, la tolerancia, el respeto, la intención y sentimiento de querer hacer, querer crecer y construir.

 

Ver más